YOGA EMBARAZADAS

Para empezar con estas clases es recomendable que ya hayas pasado el primer trimestre ya que esta primera fase es más delicada en cuanto a ejercicios físicos y necesita una atención especifica.

YOGA MAMÁS Y BEBÉS

Las mujeres que quieren participar en estas clases tienen que haber pasado la cuarentena. 

¿Como es una clase de yoga para embarazadas?

Las clases de yoga para embarazadas van dirigidas a mujeres que quieren vivir su embarazo de una forma consciente, disfrutando de este estado de plenitud y creatividad con confianza y alegría sintiendo al bebe parte activa de este proceso.

El objetivo de este trabajo es acompañarte durante el proceso del embarazo ofreciendote herramientas para poder vivirlo con conciencia, serenidad, confianza y alegría. La practica del yoga te ayudará como futura mama a conectar con tu propio cuerpo y tu fuerza interior, a hacerte consciente de los cambios que se están dando durante este proceso de profunda transformación. Te ayuda a establecer una conexión con el bebe en tu vientre y a preparar tu cuerpo y mente para el momento del nacimiento y la crianza. Además previene y alivia las molestias físicas propias de la gestación, mejora la circulación sanguínea y digestión. Fortalece el sistema nervioso y mejora la capacidad respiratoria. Tanto el conocimiento corporal como emocional que aporta el yoga, te ayudarán a vivir la gestación de forma saludable y consciente.

Creamos un espacio para encontrar momentos de intimidad y profunda conexión con tu bebé que tanto se necesita.
Trabajamos con movimientos suaves y posturas (asanas) adaptadas al embarazo, técnicas de respiración (pranayamas), cantos de mantras, visualizaciones y practicamos la meditación.

 

 

 

 

 

Las clases van dirigidas a madres con sus bebes (hasta 1 año) que quieren recuperarse del parto. Los objetivos: volver a tonificar suavemente el cuerpo y equilibrarnos tanto física como emocionalmente. El yoga tonifica y activa el sistema nervioso, digestivo y circulatorio, tonifica la musculatura y permite que la energía vital vuelva a fluir.

Ponemos especial atención a recuperar el suelo pélvico. Trabajamos con movimientos y posturas adaptadas al pos-parto para recuperar flexibilidad, y técnicas de respiración y la práctica de la meditación para soltar tensiones. Además incluimos el masaje del bebé para mejorar su circulación y la comunicación entre mamá y bebé.