YOGA PARA NIÑAS Y NIÑOS

En las clases de yoga para niñ@s “jugamos a yoga” con posturas estáticas y dinámicas para destensar, flexibilizar y fortalecer el cuerpo.Utilizamos ejercicios para mejorar los hábitos posturales, el sentido de equilibrio (físico y emocional) y para aumentar la concentración y la coordinación. L@s niñ@s aprenden lo que es la meditación, desarrollan la escucha interior, desarrollan sus capacidades innatas, su auto-conocimiento y su auto-estima. Jugando a yoga l@s niñ@s aprenden a respirar bien y a utilizar este ritmo vital para equilibrarse y entrar en contacto consigo mismo, con sus talentos y dones. El yoga les ayuda a los niñ@s a ponerse conscientemente en contacto con su cuerpo y sus emociones y a expresarlos; les ofrece un espacio para experimentarse de una forma libre y creativa. Pueden desarrollar sus ideas con creatividad e imaginación compartiéndolas con l@s demás niñ@s, enriqueciéndose mutuamente. El yoga les ayuda a mejorar la comprensión e interacción con los demás.

COMO TRABAJAMOS

Trabajamos en grupos de no más de 10 niños y niñas por grupo para que el profesor pueda darles la atención que necesitan. Idealmente l@s niñ@s asisten no solo puntualmente sino durante todo un curso o un año. Los beneficios del yoga se plasmarán poco a poco ya que se trata un proceso. Trabajamos las posturas a través de los cuentos y de los juegos, hacemos ejercicios de concentración, una practica respiratoria, juegos creativos, imaginativos y de auto-expresión. Practicamos las técnicas de introspección con meditaciones en movimiento, con canciones o pensamientos positivos o con concentración visual con un mandala, y la relajación consciente y guiada con cuentos y/o visualizaciones. 

YOGA EN FAMILIA

En los encuentros de yoga en familia encontrareis la oportunidad de detener os y observar: a l@s niñ@s, a vosotr@s, al entorno. Entre todos creamos un espacio donde se respira libertad, respeto y coherencia para que cada uno pueda ser quien es. Es un espacio para relacionarnos con nuestros hijos desde un punto lúdico y amoroso. Nos tomamos el tiempo para estar juntos, presentes en el aquí y ahora y de paso nosotros volvemos a encontrar nuestro niña/o interior.

Jugamos junt@s a hacer yoga, con posturas (asanas), tecnicas de respiracion y relajación, con mudras y mantras (posturas de manos y cantos) para conocernos mejor y para afianzar el auto-estima. A través de diferentes dinámicas trabajamos de una forma creativa para mejorar la concentración, la memoria, el sentido de equilibrio y la fuerza (tanto a nivel físico como mental-emocional). Experimentamos con los sentidos, los ritmos, sonidos y nuestras capacidades de movernos, descubrimos nuevas facetas en nuestros hijos y en nosotros mismos. 

Para mantener el equilibrio en la familia es necesario que todos y cada uno de los miembros se sientan libres de ser quienes son respetando al otro, apoyandose mutuamente y con capacidad de adaptarse a lo que la vida nos pide. En los tiempos de hoy donde rige la falta de tiempo y las exigencias encontramos aqui un espacio precioso para mantener concientemente el contacto amoroso con nuestos hijos, compartiendo tiempo de calidad. Conoceremos lo que el yoga y su filosofia nos puede aportar para vivir más sanos, más relajados y felices!

LA REALIDAD DE L@S NIÑ@S DE HOY

L@s niñ@s viven en un mundo consumista y egoísta, careciendo de modelos de referencia sanos y conscientes. Tan sensibles como son ya están sujet@s a muchas exigencias, a altos niveles de contaminación (atmosférica, acústica y alimenticia) lo que repercute negativamente en todo su organismo creando nerviosismo, hiperactividad o fatiga, alergias, problemas respiratorias o incluso estrés infantil.

L@s niñ@s pasan cada vez mas horas delante de la tele o el ordenador lo cual les puede ocasionar problemas posturales, digestivos y emocionales, disminuye el contacto consigo mismo y su capacidad de relacionarse afectivamente. En la dieta de l@s niñ@s está incrementando el porcentaje de fast-food y alimentos muy procesados y refinados con muchos aditivos, conservantes y hormonas. Este tipo de productos no les proporciona una alimentación equilibrada sino les resta vitalidad y resistencia inmunológica, puede crear nerviosismo, un déficit de atención y una tendencia a reaccionar de una forma desequilibrada. El yoga les da herramientas para combatir todas estas influencias negativas, canaliza de forma apropiada la energía física y disminuye el estrés infantil.